Muere apuñalada una comerciante china

19 octubre, 2008

Su nombre era Qiang Wei Zhou, pero en el barrio de Zarzaquemada de Leganés la conocían como Qiang-Isabel. “Era muy simpática, amable y educada. Hablaba buen castellano y siempre estaba sonriendo”, recordaba Valeria Manzano, leganense de 43 años que solía acudir a comprar al bazar Gran Muralla, en el que trabajaba Qiang. Ayer, cuando ésta se dirigía a su empleo, fue apuñalada a plena luz del día.


Encontraron su cuerpo boca abajo en un aparcamiento de la avenida de la Lengua Española de Leganés. Tenía al menos una puñalada en el pecho, otra en el cuello y un tajo en la boca de varios centímetros. Las heridas de sus manos atestiguaban que ofreció resistencia al ataque. Su hija, de 16 años, estaba con ella cuando se produjo la agresión, confirmaron fuentes policiales. La joven sufrió una fuerte crisis de ansiedad. Según indicaron amigos de la víctima, el marido de Qiang recibió la noticia en China, donde había acudido a visitar a un familiar.

El móvil, según informó ayer la Jefatura Superior de Policía de Madrid, aún no se ha esclarecido porque se espera a los resultados de la autopsia. Se cree que puede tratarse de un robo perpetrado por un desconocido de la víctima, pero no se descarta que exista una relación sentimental entre ambos, por lo que puede tratarse de un crimen machista. El asesinato de esta mujer eleva a 59 el número de muertes violentas en la región en lo que va de año. Además, es el tercer homicidio en Leganés en apenas tres meses.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario