El Ayuntamiento de Leganés ofrece 334 viviendas en “Tapón Corona” y una parcela en el PP2 a precio reducido

20 julio, 2008

El Ayuntamiento de Leganés ha ofrecido una edificabilidad de 334 viviendas (el 60 por ciento, protegidas) en los céntricos terrenos donde se asienta la factoría “Tapón Corona”, así cimo una parcela en el Plan Parcial 2 a muy bajo coste para que la compañía se traslade y mantenga su actividad en la ciudad.


Estos son los términos de la negociación que mantienen el Ayuntamiento, el empresario y, por otro lado, el comité de empresa y los sindicatos, que representan a los trabajadores. Aunque aún queda por perfilar el convenio, parece que se empiezan a acercar posturas, si bien es cierto que la propietaria de los terrenos expresó su deseo de que el número de viviendas que se puedan edificar en esa parcela supere con creces la oferta municipal.

El convenio urbanístico de “Tapón Corona” comenzó a perfilarse la pasada legislatura, con la redacción de un documento que expusieron los técnicos de la concejalía que, por entonces, comandaba Florencio Izquierdo, “hombre de confianza” del ex alcalde José Luis Pérez Ráez.

Aquel documento abogaba por incrementar la edificabilidad para que las plusvalías financiasen el traslado de las instalaciones. Incluso los sindicatos se mostraron partidarios de llegar a un acuerdo para desarrollar la zona y evitar un posible cirre.

REUNIÓN

Ante este panorama, una delegación municipal se reunió esta semana con los representantes de la empresa, los sindicatos y el comité de empresa para garantizar la continuidad de este acuerdo. En un comunicado público, el Gobierno local aseguró que ha planteado “una solución viable económica y socialmente para relocalizar la empresa en el municipio con todas las garantías recogidas en el plan de viabilidad acordado entre empresa y sindicatos”.

Y es que el objetivo es, precisamente, que la empresa se mantenga en la localidad con su plantilla de 120 operarios. El problema, según algunas fuentes del entorno del Ayuntamiento, radica en la desconfianza, ya que la experiencia demuestra que los empresarios aceptan este tipo de acuerdos y, tras el traslado, deciden echar el cierre a la factoría. Es el temor que hay en Leganés.

Aún así, el alcalde, el socialista Rafael Gómez Montoya, es partidario de dar solución cuanto antes al problema y prefiere hacer viable el acuerdo urbanístico. De momento, todas las partes implicadas en la negociación han acordado retomar las negociaciones en septiembre para dar “forma definitiva al proyecto”.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario