El PSM baraja la fecha de finales de mes para celebrar una asamblea en la Agrupación Socialista de Leganés

22 abril, 2008

La crisis en el Partido Socialista de Leganés podría tener el primer punto y seguido en breve, con la convocatoria de una asamblea para elegir al nuevo secretario general, quien, previsiblemente, será el candidato de esta formación de cara a las elecciones de 2011.


Fuentes socialistas han confirmado que se baraja la fecha de finales de este mes para realizar la convocatoria oficial, lo que permitiría a las familias del PSOE leganense presentar sus opciones.

En este sentido, la convocatoria pondría el punto final a la comisión gestora que, desde hace casi dos años, comanda la dirección del socialismo local. Con la apertura de la convocatoria, los partidarios del sector crítico al actual alcalde, Rafael Gómez Montoya, tendría una opción para controlar la Agrupación.
Esto sería posible si aunasen sus apoyos y avales en una lista única, en la que habría una mujer como candidata a la secretaría.

La convocatoria de esta asamblea –tal y como adelantó esta semana ELBUZON.ES- fue comunicada a un centenar de socialistas el pasado martes, durante una reunión con el propio secretario general del PSM, Tomás Gómez.

ESPALDARAZO

En las filas contrarias, la reunión se interpretó como un espaldarazo a las tesinas de los díscolos y, por ello, hubo voces que acusaron a Gómez de intentar “desestabilizar” a Montoya, quien –por otro lado- fue impuesto como candidato en Leganés por el anterior ex responsable del PSM, Rafael Simancas.

En el entorno de Gómez, en cambio, no se entiende esta pataleta, ya que consideran que el jefe del socialismo madrileño se reunió con “unos militantes” al igual que haría en cualquier municipio. Para la parte contraria, sin embargo, el desmán se produjo porque, ese día y a esa hora, el alcalde presidía un acto institucional en un cercano centro comercial y de ocio.

Así las cosas, el PSM baraja ya fechas para la convocatoria de la asamblea en el socialismo local.
Además, según las fuentes consultadas, esta convocatoria era un compromiso de Tomás Gómez con el sector crítico (que encabeza el edil Santiago Llorente), a cambio de que estos sellasen la paz y respaldasen el Gobierno de Gómez Montoya tras las elecciones del pasado 27-M.

Y es que el bloque díscolo tiene a cuatro concejales en el Gobierno local, a los que Montoya necesita (sobre todo, sus votos) para sacar adelante sus proyectos. El primer aviso vino cuando, en julio, se ausentaron los cuatro del primer Pleno municipal (por causas justificadas, según alegaron). No obstante, esta situación obligó a Montoya a suspender el Pleno y a retomar las negociaciones para adjudicar concejalías.

La crisis se saldó con la mediación del PSM, que obligó a Gómez Montoya a realizar una nueva oferta a los concejales díscolos. A estos les obligó a aceptar la propuesta a cambio del compromiso de celebrar una asamblea. El sector de Montoya, por su lado, nunca ha reconocido estos condicionantes.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario