Kosovo, su independencia y las próximas guerras.

27 febrero, 2008

Vivimos en una sociedad donde nos presentan los conflictos como si no tuviesen nada que ver lo que ocurre hoy con lo que hicimos ayer. Pretenden convencernos de que los conflictos o las guerras son hechos aislados y que no hay ninguna relación entre ellas.


También deberíamos reflexionar sobre el papel de los Media en todo este intento de anular la memoria, y evitar que los ciudadanos podamos valorar los hechos en los contextos globales que se dan, y que nos podrían permitir relacionar los hechos de hoy con las decisiones que alguien tomó ayer.

Para cada guerra se buscan un culpable que durante meses se encargan de presentárnoslo como un monstruo o un dictador. Y que todos los males que ocurren, en tal o cual zona del mundo, se deben a la mente criminal del dictador de turno o al grupo fundamentalista de moda del momento.

Siempre nos presentan a los OTROS como los malos, los locos, los extremistas, los terroristas o fundamentalistas. NOSOTROS somos los buenos, los demócratas, los occidentales, los educados, los razonables y sobre todo los que respetamos la legalidad internacional.

Dividen el mundo entre ELLOS y NOSOTROS. Los BUENOS y los MALOS.

Hagamos un pequeño repaso de algunos de los textos que se elaboraron para poner fin a esta guerra y que, al parecer, llevarían la paz y la ley a esta región de Europa.

Veamos algunos de los apartados del texto que puso fin a la guerra, basado en el documento del G8:
4. La presencia internacional de seguridad, con participación sustancial de la OTAN, habrá de desplegarse bajo un mando y control unificado, y establecer un entorno seguro para toda la población de Kosovo y para facilitar el retorno a sus casas de todos los desplazados y refugiados.
5. Establecimiento de una administración interina para Kosovo, como parte de la presencia internacional, bajo la cual la población de Kosovo gozará de una autonomía sustancial decidida por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas dentro de la República Federal de Yugoslavia. La administración interina proveerá a Kosovo de una administración provisional mientras se establezcan y se desarrollen instituciones provisionales democráticas de autogobierno.
6. Después de la retirada, un número acordado de personal yugoslavo y serbio podrá volver a la provincia para desarrollar las tareas siguientes:

•Tareas de coordinación con la misión internacional civil y la presencia internacional de seguridad.
•Marcar y limpiar los campos de minas.
•Mantener una presencia en los lugares patrimoniales de los serbios.
•Mantener una presencia en los enclaves fronterizos claves.

Aquí reconocen que Kosovo es parte de Yugoslavia, y que incluso el personal yugoslavo tenía tareas que cumplir en Kosovo.
Y la resolución 1244, aprobada por el Consejo de Seguridad el 10 de junio de 1999, dice entre otros puntos:

Resuelto: a solucionar la grave situación humanitaria de Kosovo (República Federativa de Yugoslavia) y a lograr el regreso libre y en condiciones de seguridad de todos los refugiados y las personas desplazadas a sus hogares.

Condenando: todos los actos de violencia con la población de Kosovo, así como los actos terroristas de todas las partes.

….Reafirmando la adhesión de todos los Estados miembros al principio de la soberanía e integridad territorial de la república federativa de Yugoslavia y los demás Estados de la región, expresada en el Acta Final de Helsinki y en el anexo 2.

…Determinando: que la situación en la región sigue constituyendo una amenaza para la paz y la seguridad internacional.

…Autoriza al secretario general a establecer, con la asistencia de las organizaciones internacionales competentes, una presencia internacional civil en Kósovo a fin de que Kósovo tenga una administración provisional bajo la cual su pueblo pueda gozar de una autonomía sustancial en la República Federativa de Yugoslavia…
Esta resolución admite la existencia de actos terroristas por ambas partes, así como que Kosovo es parte de Yugoslavia, hoy Serbia.
Cuando la resolución habla de la integridad territorial de Yugoslavia, y demás estados de la región, no es por casualidad, sino porque en todos los estados de la Región existen zonas muy parecidas a Kosovo.
Lo que queda claro es que la declaración de independencia unilateral de Kosovo es ilegal y va en contra de la resolución 1244 de las Naciones Unidas, y además pone en peligro la estabilidad de toda la región como alerta la propia resolución de las Naciones Unidas. Pero además, esta independencia se da sin haber resuelto el gravísimo problema de los refugiados ni de la seguridad para los serbios que habitan en Kosovo.
Más de 200.000 serbios fueron expulsados de Kosovo, pero otros tantos miles lo fueron también de Croacia y Bosnia.

En el año 2.000 participé con una Delegación Internacional en un viaje por toda Yugoslavia, estuvimos en los campos de refugiados de Uzice y en Smederevo, algunos de estos refugiados ya llevaban unos nueve años en uno de estos campos y sin ninguna perspectiva de volver a sus casas. La realidad nos confirma, ocho años después, que siguen sin ninguna posibilidad de retorno. Y los ejércitos de la OTAN no han movido ni un dedo para resolver este drama, que también era un mandato de la resolución de Naciones Unidas.
En aquel viaje también vimos como la fábrica de automóviles ZASTAVA, en Kragujevac, que daba trabajo a 36.000 trabajadores, había sido bombardeada por las fuerzas democráticas de la OTAN, quedando prácticamente destruida.

En Mitrovica pudimos ver un campo de refugiados de miles de gitanos que habían sido expulsados de sus hogares por la siniestra UCK, nos contaron relatos terribles de lo que habían pasado, y fuimos testigos de cómo esta ciudad estaba dividida por el puente que vigilaban en aquella época las tropas francesas de la KFOR. Ocho años después la situación es la misma.

¿Qué han hecho en estos años las fuerzas internacionales para hacer cumplir la resolución que les mandataba la ONU?
Nada, han dejado pasar el tiempo, porque la decisión estaba tomada, reducir a Serbia a la mínima expresión. De la antigua Yugoslavia han hecho siete países, muchos de ellos de dudosa viabilidad económica y social.

Lo ocurrido en Kosovo es la confirmación de que la OTAN ha participado en la limpieza étnica que ellos decían que iban a impedir.
Podemos ver ahora el paradójico resultado de la guerra en Yugoslavia desde los 90. Varios países y protectorados han sido creados étnicamente puros y además han recibido masivas ayudas económicas y de otro tipo, mientras que Serbia, la más multiétnica con 26 nacionalidades viviendo juntas ha sido castigada, bombardeada y desterrada de la comunidad internacional.

Además se la exige que no proteste y que acepte que militarmente se la arrebate parte de su territorio y se quede con más de 500.000 refugiados, en nombre de una Comunidad Internacional que vulnera la legalidad internacional que dicen defender y que sólo tienen la autoridad que les da la capacidad de destrucción de sus bombas.
Para comprender mejor esta guerra y esta última decisión de la llamada “Comunidad Internacional” es conveniente mirar un poco hacia atrás:

El diario El Mundo, del 7 de octubre del 2.000, publicaba un artículo firmado por Robert D. Kaplan, que es miembro de la Fundación Nueva América y autor del libro Fantasmas Balcánicos.
Y, entre otras cosas, decía:

“Milosevic no se ha hundido por sus propios errores de cálculo, sino porque los ideales democráticos de los Estados Unidos contaron con el apoyo del poder militar y de la presión económica de Occidente. La campaña aérea de la OTAN, …en combinación con las sanciones económicas y las considerables ayudas de occidente a la oposición yugoslava, parece haber logrado retirar a Serbia de la lista de Estados rebeldes”…

”En los años 30, los nazis eran quienes ejercían presión militar y apoyaban con fondos, servicios secretos, imprentas y otros tipos de ayuda a determinados partidos políticos de los Balcanes. Como era de esperar, el fascismo estaba en alza en esa época…

…No debemos engañarnos pensando que la propagación del ideal de la sociedad abierta en los Balcanes y en otras partes del mundo es un acontecimiento natural. Es el resultado directo de la expansión de la AUTORIDAD IMPERIAL DE LOS ESTADOS UNIDOS, aunque sea comedida y no declarada…

…Por supuesto, el mundo es demasiado grande, y sus problemas muy complejos, para que la autoridad de Estados Unidos pueda estabilizarlo, PERO LOS BALCANES, una zona contigua a la Europa dirigida por la OTAN, es un área natural para nuestra expansión. Una de las tareas de la próxima administración será AMPLIAR LA OTAN AL MAR NEGRO e impedir que los Balcanes se reincorporen a Oriente Próximo…………….
Queda claro cuál es el pensamiento y las verdaderas intenciones de la llamada Comunidad Internacional en su lucha por “democratizar el mundo”.

También es aconsejable echar una ojeada a lo que publicaba el Atlas de Le Monde Diplomatique del 2003, donde exponen con mucha claridad, con mapa incluido, los llamados corredores energéticos. Sitúan perfectamente los diferentes proyectos de cómo transportar el gas y el petróleo de Centro Asia hacia los centros industriales del mundo.
Y el periodista Boris Kansleiter también nos habla de Kosovo en el libro “La empresa guerra”:

“A pesar de que la comunidad internacional invertía considerables medios financieros para Kosovo desde 1999, por algún tiempo ubicó hasta 50.000 soldados de KFOR, y mientras tanto (abril de 2003) pagó 4.500 policías internacionales y 5.000 locales, la provincia aún no logra la paz……….

…La responsabilidad de ello no sólo es de los problemas políticos, que son originados por el aun no resuelto problema de estatus, así como de la expulsión de más de 200.000 serbios y gitanos, sino también del establecimiento de un complejo criminal-institucional por medio de la victoria militar de la UCK. Puesto que, igual que en serbia con el Clan Zemun proveniente de los Tigres de Arcan, la economía de guerra también sobrevivió, la guerra con la estructura transformada de la UCK…

….De cualquier forma, en Kosovo también surgió el fenómeno de los señores de la guerra (Warlords). Líderes más o menos conocidos, como el dirigente de la Alianza por el futuro de Kosovo, Ramush Haradinaj, unifican funciones políticas y militares así como mafiosas y empresariales. Son bien conocidas sus actividades en el lucrativo trafico transnacional de drogas, armas y mujeres que constituyen, junto con las actividades de la “Comunidad internacional” (KFOR, UNMIK, ONGS), la parte principal de la producción económica en Kosovo…..

….El interés de los mafiosos radica principalmente en una continua inestabilidad política para poder dedicarse a sus negocios en paz…

….Del 70 al 80% del movimiento comercial en los prostíbulos en Kosovo y Bosnia es obtenido por las visitas de miembros de organizaciones internacionales…

Habría que preguntarse qué han hecho las fuerzas internacionales durante estos años para llegar a esta situación y dónde ha ido el dinero destinado a la normalización de la Región.

¿No hay responsables de toda esta catástrofe?
Como conclusión, podemos decir que desde el principio los llamados países democráticos de occidente actuamos ilegalmente, la OTAN intervino sin mandato de las Naciones Unidas, aquella intervención fue tan ilegal como lo ha sido en Irak.
Las voces que avalaron aquella intervención humanitaria, hoy no pueden presentar ningún balance de que se hayan resuelto los problemas que decían que iban a resolver. Intervinieron apoyando a una parte contra otra. Más de 200.000 serbios fueron expulsados de Kosovo como otros tantos cientos de miles fueron expulsados de Bosnia y Croacia, y no han podido volver a sus hogares. La resolución 1244 decía que este problema se tenía que resolver y no se ha resuelto, porque nunca hubo voluntad de resolverlo.
La resolución 1244 decía que se tenían que garantizar la integridad de todos los Estados de la región. La independencia de Kosovo incumple la resolución y pone en peligro y en cuestión el resto de las fronteras de los demás estados de la región. Lo que supone abrir una nueva dinámica de guerras en la región, a corto o medio plazo.
Palestina lleva 60 años ocupada y con múltiples resoluciones de Naciones Unidas que Israel no cumple y que esta llamada Comunidad Internacional tampoco obliga a cumplir.

¿Cómo es posible que aquellos medios de comunicación que tanto nos alarmaban por la limpieza étnica que estaban cometiendo los serbios, hoy callen ante los miles de serbios que han sido obligatoriamente expulsados de sus tierras?

¿Cómo callan los defensores del derecho internacional ante este atropello al derecho internacional?

En estos momentos que se están escribiendo estas líneas, los aviones y tanques turcos están invadiendo Irak y matando kurdos.
¿Dónde está el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que no condena a Turquía por dos delitos, matar al pueblo Kurdo y por invadir otro país? Sólo escuchamos los ruegos de Estados Unidos a su amigo turco de que no es conveniente esta invasión por la difícil situación que ellos están viviendo con su ocupación en Irak.
Podríamos poner muchos más ejemplos de cómo no existen ni normas ni derechos internacionales que regulen de forma democrática las relaciones entre países y pueblos.

En occidente partimos de que nosotros somos los buenos, los justos y por lo tanto nuestras intervenciones militares sólo son para llevar el bien y la democracia al resto de países atrasados, bárbaros, incultos y que no tienen democracia.

Además, hay una gran injusticia en este mundo, y es que en estos países bárbaros es donde residen las mayores reservas de petróleo, gas u otras materias primas que son imprescindibles para que nosotros los demócratas de occidente, que por nuestra inteligencia y cultura, las necesitemos para mantener nuestro alto nivel de vida, acorde con nuestras “necesidades naturales”.
Unos países tienen esas riquezas, otros están en el camino por el que tienen que pasar esas riquezas para que lleguen a su destino “natural” que somos nosotros, los demócratas de la llamada “Comunidad Internacional Occidental”.

Esta forma de actuar sólo generará más odio y violencia en el mundo, es urgente crear un movimiento para la creación de un verdadero orden internacional justo y democrático, y acabar con la impunidad de los países más poderosos del mundo a creerse el gendarme mundial y a tener el derecho de tener sus ejércitos con bases militares y cárceles por todo el mundo.

Por un orden internacional justo y democrático.

Manuel Espinar
21 de febrero de 2008

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario