ULEG denuncia que la gestión chapucera de Emsule por parte de IU costará 6 millones de euros extra a los leganenses

16 febrero, 2008

Ayer en el Consejo de Administración se ha dado a conocer que diversas obras exigirán un gasto extra de 1000 millones de pesetas. “Se debe a la imprevisión e irresponsabilidad del anterior gerente y presidente de Emsule, Enrique Olmedilla y Raúl Calle (ambos de IU), que promocionaron viviendas sin tener licencias, sin estar hechas las calles, ni inscritas las parcelas…”, explicó el edil Carlos Delgado.


5.683.944 de euros tendrá que pagar Emsule (empresa donde el Ayuntamiento es único accionista) por los retrasos en las obras desde la adjudicación de los contratos. Precisamente por ser Emsule el único culpable de estos retrasos se ha visto obligada a negociar con las constructoras (que han estado meses con sus equipos preparados pero sin poder hacer nada) e incrementar el presupuesto en casi mil millones de pesetas que tendrán que salir de un modo u otro de los bolsillos de los leganenses, dilapidando suelo municipal o con la reducción por ejemplo de inversiones u otras obras.

Y es que los que hasta hace unos meses dirigían esta empresa municipal, y que ahora mandan en la concejalía de Urbanismo, manejaron Emsule durante años como un chiringuito propagandístico donde todo era una huida hacia adelante llena de chapuzas esperando que nadie abriera los ojos hasta después de elecciones. “Sabían tan bien la herencia que dejaban, que su única obsesión tras las elecciones fue dejar esta patata caliente a los del PSOE y adueñarse de la concejalía de Urbanismo”, denunció Carlos Delgado, concejal y portavoz de ULEG en el Ayuntamiento de Leganés, quien añadió que “aún quedan muchos agujeros y actuaciones inexplicables como la grave irresponsabilidad de anunciar un sorteo de mil viviendas sin estar las parcelaciones hechas, sin saber la fecha, las características de los pisos…, sólo para poner el caramelo en la boca a más de 15.000 vecinos y pensar que eso se traduciría en votos”.

“A este agujero de seis millones de euros, se le suman los gastos faraónicos por el reloj con muñecotes, el peligro permanente del Paseo de Colón, los retrasos en las entregas de pisos y garajes, los problemas en Plaza Mayor, las promesas incumplidas a inquilinos de viviendas en alquiler… Y luego dirá el alcalde que para qué se va a hacer una auditoría. ¿Y estos se llaman de izquierdas?”, ironizó Delgado sacando a colación el rechazo de esta semana por parte de PSOE-IU a que una empresa externa independiente aclarara las cuentas.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario