Los leganenses teníamos la razón, el Severo Ochoa fue difamado

28 enero, 2008

Después de varios años en el que la sanidad madrileña y más concretamente la de Leganés, estuvo en tela de juicio, hoy la Audiencia Provincial de Madrid ha ratificado en un auto el sobreseimiento y archivo del caso de las presuntas sedaciones irregulares en el hospital Severo Ochoa de Leganés. Además, ordena que se suprima toda referencia a la posible mala práctica de los médicos denunciados.


Leganés con su Hospital

Los leganenses, con sus manifestaciones de apoyo, reconocían la labor de calidad de nuestros sanitarios, que quedaron en tela de juicio por unas denuncias falsas, que hicieron saltar todas las alarmas, por unos presuntos “asesinatos” por eutanasia activa. Ahora tras el sobreseimiento, se archiva según el auto de la Audiencia Provincial, que además ordena que se suprima o se borre toda referencia sobre la mala práctica de los sanitarios.

Según un portavoz de los médicos afectados en su día por la denuncia de la Consejería de Sanidad, el auto de la Audiencia Provincial que ratifica el archivo decidido en junio pasado tiene fecha de 21 de enero y ha sido comunicado hoy a las partes implicadas.

Ahora, el doctor Luis Montes y otros médicos denunciados, así como la Asociación para la Defensa del Hospital Severo Ochoa, “estudian formular querellas personales por denuncia falsa contra los que, engañando a jueces y fiscales, denunciaron 400 asesinatos por eutanasia activa en el Hospital Severo Ochoa”, ha indicado el doctor Montes.

Exigen que pida perdón

Además, el colectivo de sanitarios del Severo Ochoa preguntará a Esperanza Aguirre, “cómo, cuándo y por parte de quién se va a reparar el enorme daño producido a los denunciados y al Hospital Severo Ochoa”.

Los médicos que fueron acusados, entre ellos Luis Montes, han convocado una rueda de prensa para este lunes en el Colegio de Médicos de Madrid para ofrecer su opinión sobre este auto de la Audiencia Provincial.

Después, según han informado fuentes sindicales, trabajadores del Hospital de Leganés van a brindar con “una copa de champán” a las puertas de Severo Ochoa “para celebrar la decisión de la Audiencia Provincial de Madrid”.

“El daño es irreparable”, comentaba un médico que optó por renunciar a su plaza en el hospital y marcharse a otra provincia, tras la fuerte presión ejercida por la Consejería de Sanidad. “Los facultativos argumentaban a los familiares que tras la denuncia y falsas acusaciones, posiblemente se haya ejercido un sufrimiento innecesario a pacientes terminales por miedo a tratarles con la sedación necesaria, ‘con la que estaba cayendo’; y eso sí que es un delito”.

“La consejería traicionó la relación intima de confianza médico-paciente, así como la confianza que tenía la ciudadanía en los hospitales públicos”. Comentó el facultativo.

Inocentes

El 22 de junio de 2007, el Juzgado de Instrucción número 7 de Leganés dictó auto de sobreseimiento del caso de las presuntas sedaciones irregulares en el hospital Severo Ochoa, en una resolución que consideraba que se produjo mala praxis médica pero que no se podía acreditar la conexión entre ésta y las muertes, lo que es imprescindible para apreciar la existencia de delito.

En el auto de la Audiencia Provincial que no se puede recurrir, indica que no se produjo la mala práctica médica, y que hay que retirarla en cualquier caso en referencia a los médicos denunciados.

Premio EhCOLega 2005

Recordemos las movilizaciones y el apoyo de los leganenses. En la que nos sumamos esta asociación -ECO Leganés- que, con su reconocimiento y apoyo, otorgó con su premio EhCOLega 2005 al personal del Hospital Severo Ochoa.

Este reconocimiento es de todos hacia la sanidad pública que quedó maltrecha y cuestionada con infundados ataques, no sabemos si con intención, pero que generó muchas dudas entre los pacientes y familiares.

Final feliz, ahora queda las deseadas disculpas y reparación del daño realizado.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario