Sanidad descabeza un sistema modélico de asistencia psiquiátrica.

27 enero, 2008

La Consejería de Sanidad ha destituido a los máximos responsables de la asistencia en salud mental del área de Leganés, una zona considerada modelo en la región por su apuesta por un sistema integral y público en la atención y rehabilitación de los pacientes psiquiátricos. “Lo que ha sucedido es una muy mala noticia”, asegura, consternado, el presidente de la Asociación Española de Neuropsiquiatras, Alberto Fernández Liria. “Es peor”, afirma el destituido director médico del Instituto Psiquiátrico José Germain, Manuel Desviat. “Es un ataque a una forma de entender la psiquiatría que dejó atrás el modelo del manicomio, el encerrar a los enfermos. Duele decirlo, pero parece que ahora algunos quieren volver a él”, añade.


La decisión ha acrecentado la preocupación de las asociaciones de enfermos mentales ante los “cambios en el sistema sanitario madrileño”. “Si hubiera un cambio allí donde la red está anticuada, lo entenderíamos, pero lo han hecho donde funciona perfectamente”, se queja Fernández Liria.

El Instituto Psiquiátrico de Leganés es un centro emblemático porque los tratamientos a enfermos mentales (leves, graves y en rehabilitación) se dan con recursos públicos, cuando la rehabilitación suele ser concertada en clínicas privadas. El Instituto funcionaba perfectamente, asegura CC OO, hasta que hace un año llegó un nuevo gerente que “no comparte” su forma de atención. “Antes del verano empezaron los problemas, incluso amenazas, de ‘conmigo o contra mí’. Hasta que al final nos han destituido”, cuenta Desviat. Junto a él, han perdido su puesto de trabajo el jefe de distrito de Leganés, las coordinadoras del Hospital de Día, la de Calidad y la de Continuidad de Cuidados. Todos ellos “críticos” con el director que, aseguran, pretende “transformar y reorganizar la asistencia”.

La Consejería de Sanidad no atendió ayer a las reiteradas llamadas de este periódico para ofrecer su versión.

La Asociación Madrileña de Salud Mental se ha echado las manos a la cabeza con las destituciones. “Llevan un año de puja entre un modelo asistencial en red y una mayor fragmentación”, asegura Pedro Cuadrado, su presidente. E insiste que la decisión pretende “acabar con el modelo Leganés”.

Al entender de Cuadrado, “se está desmontando una red que llevaba 20 años funcionando bien”. Y asegura que no se les está informando de los cambios. El caso de Leganés, sentencia, “deja en papel mojado el Plan de Salud Mental aún en vigencia” de la Comunidad.

20 años sin manicomios.

Hace ya más de 20 años que los locos se despidieron de los manicomios y dejaron su condición de apartados de la sociedad para convertirse en lo que son: enfermos. Una Ley General de Sanidad de 1986 echó la llave a estos centros donde se recluía a los enfermos mentales, muchas veces, de por vida. La reforma impuso un modelo de integración entre los hospitales y los centros de día, con el objetivo de que las personas con trastornos psíquicos puedan reinsertarse en la sociedad. Algunas de las medidas que se implantaron, y siguen en vigor, son la atención domiciliaria, las prestaciones de alojamiento alternativas a la hospitalización asilar, como los pisos protegidos, las unidades de rehabilitación con camas, los centros de día o las Unidades de Agudos en los hospitales, a las que acuden cuando sufren crisis. La Comunidad, además, puso en marcha Plan de Salud Mental (2003-2008) para solventar las “graves deficiencias”, según el informe, de la asistencia psiquiátrica en la región. El descabezamiento de la dirección médica del Instituto Psiquiátrico José Germain, de Leganés, que responde perfectamente a este modelo, parece ir en contra de dicho propósito.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario