El Ourense perdona y acaba sufriendo frente al Leganés

21 enero, 2008

Importante triunfo del Ourense en O Couto ante un rival directo, que permite al conjunto de Manolo Tomé escapar de los puestos de descenso (3-2). La escuadra gallega, no obstante, tuvo que sufrir más de la cuenta para amarrar un partido que se presagiaba sentenciado al descanso, ya que los locales dejaron escapar una holgada renta de 3-0 para acabar pidiendo la hora con el tanto en propia puerta de Rives.


Ourense 3
Leganés 2

Ourense: Manu Taranilla; Seoane, Tomás, Portela, Rives, Pablo, Noguerol (Ferreriro, m. 84), Lozano, Anxo, Yebra, Jaime Moreno (Osvaldo, m. 46), Josu, Berto, Ferreiro, Estévez, Osvaldo.

Leganés: Emilio; Gustavo, Garrido, Negral, Mario, Javi, Juli, Landaburu, Aguilera (Monasterio, m. 32), Berodia (Quini, m. 53), Carlos Martínez (Camacho, m. 70), Camacho, Moreno, Bermúdez, Quini.

Goles: 1-0, m. 12: Moreno. 2-0, m. 21: Yebra. 3-0, m. 35: Noguerol. 3-1, m. 61: Landaburu (pti.). 3-2, m. 84: Rives (p.p.)

Árbitro: Piñeiro Crespo (Colegio asturiano). Amonestó a Pablo, Yebra; Garrido, Aguilera, Berodia, Quini. Mostró tarjeta roja a Gordo (m. 38) y a Javi (m. 79).

Campo: O Couto con 1.400 espectadores.

Importante triunfo del Ourense en O Couto ante un rival directo, que permite al conjunto de Manolo Tomé escapar de los puestos de descenso (3-2). La escuadra gallega, no obstante, tuvo que sufrir más de la cuenta para amarrar un partido que se presagiaba sentenciado al descanso, ya que los locales dejaron escapar una holgada renta de 3-0 para acabar pidiendo la hora con el tanto en propia puerta de Rives.

Yebra perdonó una inmejorable oportunidad de sentenciar marrando una pena máxima cuando la inquietud empezaba a instalarse en el graderío ourensano.

El Leganés, por su parte, vuelve a meterse en problemas, aunque ayer nunca perdió la cara al partido incluso cuando se quedó con un jugador menos por la expulsión de Javi.

El Ourense necesitaba sumar los tres puntos con urgencia en el campo de O Couto, para escapar de la zona baja de la tabla y reconciliarse con una afición que sigue sin confiar en su equipo. Así, los discípulos de Manolo Tomé, conscientes de que no podían permitirse el lujo de un nuevo tropezón, completaron una de las mejores primeras partes de la temporada.

En la segunda mitad el encuentro se tornó loco. Los anfitriones, por mediación de Jaime, pudieron ampliar el marcador pero también su rival apeló al pundonor pues pese a quedarse con un hombre menos, ajustaron el marcador con el tanto en propia puerta de Rives, que redondeó el tanteador final (3-2).

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario