El atasco de la sanidad pública madrileña irá a más en 2008 por la falta de médicos

17 enero, 2008

La situación es especialmente grave en pediatría, sobre todo en Fuenlabrada, Leganés, Coslada o Valdemoro, “donde hay ambulatorios en los que no hay un solo especialista por la tarde”, afirma Javier Blanco, portavoz de la Sociedad de Pediatría.


Colapsos en urgencias, esperas de 48 horas para ver al médico, consultorios sin un solo pediatra para atender a los más pequeños…

Siete sociedades médicas (desde la Federación de Médicos de Madrid hasta la Asociación Madrileña de Atención Primaria) coincidieron ayer en el diagnóstico: la sanidad pública de la región pasa por una “auténtica crisis”, y dieron la voz de alarma: en 2008 “se agravará hasta límites insostenibles”.

La situación es especialmente grave en pediatría, sobre todo en Fuenlabrada, Leganés, Coslada o Valdemoro, “donde hay ambulatorios en los que no hay un solo especialista por la tarde”, afirma Javier Blanco, portavoz de la Sociedad de Pediatría.

Para cubrir esta carencia, la Comunidad tendría que contratar a 99 pediatras más (actualmente hay 829 plazas para 832.000 niños).

En 2008 esta crisis afectará más a la atención primaria, extendiéndose al resto de ramas sanitarias: «Se necesitarán al menos 200 plazas para satisfacer el aumento de la población, y no se cubrirán porque ya ni siquiera tenemos médicos suplentes», asegura Paulino Cubero, presidente de la Sociedad Madrileña de Médicos de Familia.

Seis hospitales más en febrero

A los seis hospitales que abrirán en febrero se unirán los cuatro prometidos por Aguirre para esta legislatura: Carabanchel, Collado Villalba, Torrejón y Móstoles; de los que la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública critica su modelo de gestión inderecta (empresas externas que controlarán algunos de los servicios). 40.793 pacientes se negaron a ser atendidos por la privada en 2007, según UGT.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario