El edil de ULEG pide que se eche freno a los asentamientos chabolistas de la Calle Aragón

27 diciembre, 2007

El partido vecinal exige a las autoridades que afronten el asunto: “Hay que tomar medidas antes de que esto vaya a más y la zona termine siendo un imán para la marginación y los problemas de convivencia. Hay que aprender las lecciones que nos han dado los casos de La Cañada Real o de Las Mimbreras”


Los terrenos abandonados y propiedad de la Comunidad de Madrid ubicados a las traseras del Instituto Psiquiátrico José Germain (Calle Aragón) de Leganés, están siendo utilizados como lugar para la instalación de chabolas y asentamientos ilegales. Allí se pueden ver desde vehículos a bombonas de butano, chatarra amontonada, basura, plásticos, palés apilados, escombros, madera quemada, hierros oxidados o restos de fogatas. En definitiva, evidentes síntomas de que la zona se ha convertido en residencia habitual para algunos.

La pasividad de las diferentes administraciones, unas por acción y otras por omisión, facilita el que este problema pueda ir a más. “Con los peligrosos precedentes de La Cañada Real o las Mimbreras, ya hemos visto a lo que conduce el mirar para otro lado y no coger el toro por los cuernos. Además, los vecinos colindantes de las promociones de pisos del Ensanche de San Nicasio ya han acudido a ULEG para dar la señal de alarma, y para reclamar el que se ponga coto de manera urgente a estos asentamientos”, denunció el concejal de ULEG, Carlos Delgado, quien visitó personalmente estos solares acompañado por el secretario de Comunicación Ricardo López.

“Sabemos que es un tema complejo, donde intervienen personas conflictivas y con una situación social y económica problemática, pero los ciudadanos eligen a los políticos para que encuentren soluciones. Las administraciones cuentan con medios y recursos para ello, pero las cosas no se arreglan solas, y más vale anticiparse antes de que haya males mayores”, añadió Delgado, quien finalizó pidiendo tanto al ayuntamiento como a la Comunidad de Madrid, “valentía, coordinación e impulso político y un proyecto claro y definitivo para unos terrenos abandonados a sus suerte que, en vez de cumplir una función social en forma de hospital, helipuerto, parques o viviendas protegidas, a día de hoy sólo es foco para la atracción de escombros, marginalidad y chabolas”.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario