SambaDaRua con Trabenco

22 octubre, 2007

Una vez más la Comunidad Educativa Trabenco se ha echado a la calle y, esta vez, al ritmo frenético que imponían los tamborines, las timbas, las cajas y los djembés de los músic@s del colectivo SambaDarua que, como el flautista de Hamelin, nos han “arrastrado” recorriendo las calles de Leganés llenándolas de color, de notas musicales, de alegría, de bailes, de niños y niñas que quieren su colegio tal y como es, llegando hasta la colonia donde surgió el proyecto por el que ahora luchamos.


Las familias de Trabenco, las nuevas y las antiguas, los amigos y amigas del colegio, los vecinos del barrio y algún que otro curioso hipnotizado por el frenesí del baile, han reivindicado de nuevo la participación en la escuela, la democracia, el derecho de nuestros hijos e hijas a aprender de otra manera, por la defensa de un modelo de escuela en el que creemos firmemente y por el que seguiremos luchando. Aparecieron cómo, dos personajes muy queridos por toda la Comunidad Trabenquera y que hicieron las delicias de niños y mayores: la Bruja Berenjena y el duende Cascabel que, emocionado por el ambiente que allí se vivía, leyó un hermoso discurso que hemos decidido enviaros.

Gracias a tod@s y os esperamos en próximas convocatorias:

Parlamento del Duende

Tan claro como transparente es el agua que brota de mi fuente Trabenquina era que un día habríais de verme en carnecilla y huesos.

Y hoy, sábado, 20 de octubre de 2007 nos hemos encontrado en una de las placitas de la Cooperativa Trabenco, donde hace 35 años caí sobre unas felices aulas con la misión de acompañaros en vuestro lindo camino.
Nos encontramos hoy, cuando la Comunidad Educativa de Trabenco vuelve a levantar sus banderas contra el negro viento de la NOR- MA- LI- DAD que sopla huracanado desde las altas torres de la Administración Autonómica; hemos levantado nuestras banderas de la participación, la diversidad, el autoaprendizaje, la democracia. Nuestras banderas cosidas con los hilos de quienes quieren una escuela pública democrática y participativa.

Y hoy habéis venido acompasados por dulces músicas de ritmos trepidantes. Músicas que llevan nuestros cuerpos y ánimos hacia un futuro luminosos, mirando siempre de reojo nuestro orgulloso pasado y bailando al son que nosotros marcamos, este presente de tintes claroscuros.

Si me miras fijamente, hasta el punto en el que la pupila y el iris se hacen cosquillas, ¿qué verás?

Verás en mi rostro las caras de todas las personas que han construido hoja a hoja, letra a letra, dígito a dígito… EL PROYECTO EDUCATIVO TRABENCO.

Pero si ahora cierras los ojos… ciérralos, suavemente, porfa… ¿qué ves? ¿Qué ves? Ves que dentro de ti hay un DUENDE.

Tú eres un duende.
Tú eres una persona que quiere hacer un mundo mejor.
Tú eres una persona que quiere construir una nueva sociedad con la argamasa de la enseñanza. Con un lápiz y un papel.

Ahora, cuando ya estás abriendo tus ojitos de mirar, vas a ver a otros duendes como tú. El mundo está lleno de personas que quieren una escuela mejor, una vida mejor.

Lleno de otras escuelas posibles e imposibles. El mundo está lleno de duendes como tú.
Algunas personas no saben que lo son. Búscalos. Únete a ellos. Teje una espesa red de sueños y compromisos.

¿Que quiénes son esos duendes? ¿Que dónde están? Cuando dos personas se miran a los ojos y, sin hablar, sonríen al unísono, dos duendes de acaban de acariciar.

Pero ahora, de verdad lo que quiero es escuchar vuestras músicas y veros bailar, duendes de Trabenco.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario