Los obreros muertos no tendrán medallas

31 agosto, 2007

Los 106 muertos en accidentes laborales en la Comunidad de Madrid en lo que va de año, refleja el caracter criminal del sistema economico que hoy domina nuestro pais y tambien pone al descubierto la hipocresia de la clase politica y empresarial al valor que dan a las difrentes muertes.


¿Qué color tendrán las medallas de los muertos en los centros de trabajo?

Estos muertos no tienen cara, ni familias, ni nada. En los periódicos se dedican a dar la noticia en breves líneas y siempre buscando una justificación o tratándolo como un hecho casual y aislado. Incluso un dirigente sindical decía en una entrevista que una parte importante de estos accidentes ocurrían por la falta de formación de los trabajadores.

Al parecer las muertes en el trabajo no tienen nada que ver con las formas de contratación mafiosas, con unas relaciones laborales de esclavitud como hemos podido saber con la última muerte de un trabajador rumano que trabajaba en la rehabilitación de una casa. . Con unas jornadas de trabajo de 75 horas semanales y con los salarios más bajos de toda Europa.

¿Es que 106muertos en lo que va de año, en los mal llamados accidentes laborales, en la Comunidad de Madrid,no son suficientes como para generar una movilización social y que alguien pague por estos crímenes?.

Estos muertos no tienen funerales donde vayan los ministros ni Asociaciones de víctimas.

En el parlamento no se discutirá el color de la medalla por su labor por España.

La muerte de un futbolista es un drama, la de un obrero de la construcción un hecho lamentable.

La muerte de un soldado en un conflicto bélico es un muerto por la patria, el que muere construyendo casas o carreteras con unos salarios de vergüenza y unas jornadas agotadoras, no es digno de nada.

Esta es la España en la que vivimos, la de Circo y pandereta. La de toros y futbol. La de los nuevos ricos.

Manuel Espinar

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario