Tomás Gómez promete una solución “inminente” a la crisis de Leganés

31 julio, 2007

Ganas de airear el partido y de solucionar cuanto antes los frentes que tiene abierto el socialismo madrileño. En su primera reunión, la nueva dirección del Partido Socialista de Madrid (PSM), con Tomás Gómez a la cabeza como secretario general, marcó ayer “como prioridad” resolver la crisis generada en el gobierno municipal de Leganés (PSOE e IU). El martes pasado, cuatro ediles socialistas -que se quedaron sin concejalías retribuidas- no acudieron al pleno. Tan sólo uno avisó antes de que su ausencia se debía a “problemas personales”.


Gómez también quiere poner orden en las agrupaciones socialistas cuyos militantes están divididos en dos bandos (Alcalá de Henares y Valdemoro). La ejecutiva decidirá sobre los portavoces del PSM en la Asamblea y en el Ayuntamiento este mes. “El día 1 de septiembre todas las incógnitas estarán resueltas”, concedió el nuevo secretario general.

Lo primero, Leganés. “Lo resolveremos de manera inminente”, afirmó Gómez. La nueva dirección se limitó a apostar por “el diálogo” y no adelantó cómo piensa resolver un problema que pone en juego el que la izquierda siga gobernando el municipio (182.471 vecinos), recién arrebatado al PP, que apenas pudo gobernarlo tres semanas. El nuevo secretario de organización, Francisco Pérez, hablará hoy tanto con el alcalde de Leganés, Rafael Gómez Montoya, como con los cuatro ediles críticos para fijar próximas reuniones.

La nueva dirección del PSM es más partidaria de “hablar” que de avanzar con el expediente abierto a los cuatro concejales por la Ejecutiva Federal del PSOE y que podría terminar con su expulsión. “Las anomalías de Leganés quedarán resueltas en los próximos días”, aseguró Gómez.

La reunión de la dirección del PSM, por la tarde, fue casi el punto final al primer día de Gómez en su nuevo trabajo, que tendrá que compatibilizar con su cargo de alcalde de Parla. Se levantó a las 5.45, corrió durante una hora y después atendió a varios periodistas. Luego continuó con sus tareas como regidor. A media mañana fue a Villanueva de Perales (1.033 vecinos), donde el PSOE ha arrebatado la alcaldía al PP con una moción de censura. Gómez regresó a Parla, tuvo una “comida de trabajo” y partió hacia la sede del PSM.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario