Convocatoria de rueda de prensa del PCE de Leganés para analizar la situación actual del Ayuntamiento de Leganés

19 junio, 2007

Desde la agrupación de Leganés del Partido Comunista de España, agradeceríamos que pudieran asistir a la rueda de prensa que vamos a celebrar el próximo miércoles día 20 de junio a las 11,30 horas en los locales de nuestra agrupación – (Plaz. de Las Floras Nº11 – local) .


En ella, expondremos cual es nuestra posición en relación a la entrega de la alcaldía de Leganés al Partido Popular, por parte de los concejales de Izquierda Unida.

En la confianza de poder contar con su asistencia, reciba un cordial saludo.


Comunicado integro del PCE de Leganés ante el regalo de la alcaldía a la derecha

Desde la agrupación del PCE de Leganés, queremos manifestar nuestra más absoluta repulsa ante el comportamiento mantenido el pasado sábado 16 de junio en el pleno de constitución de nuestro Ayuntamiento por parte de los concejales de IU Julio Castejón, Alarico Rubio y Raúl Calle que han posibilitado votando en blanco, que el PP obtenga la alcaldía en un pueblo como Leganés, un pueblo de clase trabajadora con mayoría social de izquierda.

Los comunistas llevamos años manteniendo en Leganés una actitud muy crítica hacia las conductas mantenidas por IU en nuestra localidad. Hemos soportado la falta de democracia interna, la expulsión de los miembros de nuestro comité local, las calumnias e insultos, pero aún así hemos intentado participar y defender una política de izquierdas coherente y honesta. Hemos criticado sí, la política de privatizaciones llevada a cabo por el equipo de gobierno del que esta organización formaba parte, la represiva Ordenanza de Civismo y también la mala gestión urbanística que desarrollaba EMSULE. Por esto, hemos sido a veces acusados de perjudicar a la izquierda, cuando lo único que hacíamos era defender que los que se decían de izquierdas hicieran de verdad una política que pudiera llevar ese nombre. Lo que nunca, jamás, hemos hecho, ha sido posibilitar que el PP gobernase en este pueblo. Nunca, jamás, hemos pedido el voto para otra organización distinta de IU,

No existe excusa ni explicación razonable alguna para lo ocurrido. Si pocas cosas estaban claras acerca del sentir mayoritario de la ciudadanía expresado el 27 de mayo en las urnas, y de forma especial de todos aquellos y aquellas que votaron al PSOE o a IU, una de esas pocas cosas era que quería evitar a toda costa que la derecha gobernase nuestra ciudad. Lo demás es discutible; esto, obviamente, no deja resquicio a la duda. En consecuencia, tanto el PSOE como IU estaban obligados, moralmente, políticamente y por elemental mandato democrático, a evitar que la alcaldía cayera en manos de una derecha que, para mayor gravedad, en Leganés se ha caracterizado por mantener siempre actitudes de radicalismo reaccionario, ultramontano e histérico. Una derecha cuyos planes de privatización de servicios, destrucción de derechos sociales y represión de la libertad de expresión no se le ocultaban a nadie con dos dedos de frente, y más tras ver sus delirantes pronunciamientos acerca de los ataques al Hospital Severo Ochoa, por poner sólo un ejemplo. Y ello sin mencionar el alineamiento sin fisuras de la portavoz del PP, Guadalupe Bragado, con las campañas de extrema derecha que en el conjunto del Estado ha protagonizado su partido.

Pero parece que a los representantes institucionales de la izquierda en nuestro pueblo les falta ni más ni menos que eso, dos dedos de frente. Y en lugar de hacer una serena autocrítica por los peligrosos resultados electorales, que han puesto por sí mismos a la derecha al borde del gobierno, en el entorno del triunfo aplastante del PP en la Comunidad de Madrid, nos han dado un bochornoso espectáculo de disputas por espacios de poder en la corporación.

No se sostiene por más que se esfuercen en ello la pretensión de que haya existido otro tipo de desencuentros que no sea el mero reparto de sillones, lo cual es un insulto a todas y todos los ciudadanos y una indecencia en la que jamás puede incurrir una izquierda digna de tal nombre. La explicación dada por Raúl Calle, portavoz de IU, de que el motivo de la discordia ha sido la concejalía de deportes es por ello como mínimo ridícula. Si hubo de verdad un acuerdo en el programa (cosa que difícilmente podemos saber, dada la antidemocrática opacidad con la que se ha desarrollado la negociación) la distribución de concejalías o áreas de gestión tenía necesariamente que haberse resuelto con relativa facilidad. Si no ha sido así, es porque la razón de la ruptura se halla en una mezquina pelea de cargos. Y esperemos que no en el urbanismo, como apuntan algunas sospechas.

Más patético si cabe es que ciertos dirigentes de IU de Madrid, presentes en el pleno y que siempre se han caracterizado por acordar gobiernos conjuntos con el PSOE sin que los respalde ningún creíble compromiso programático, se despachen ahora justificando el voto en blanco de IU el sábado con el argumento de que “IU no es una fuerza subsidiaria de nadie”. En el seno de IU siempre ha sido admitido por todo el mundo que nuestra organización ha de frenar, cuando esté en su mano, que haya gobiernos del PP. Las discrepancias venían por diferencias en el tipo de gobiernos de coalición que se suscribían con los socialistas y que propiciaban que se convirtiera en papel mojado el programa de IU, cuando no se avalaban privatizaciones y otras políticas de derechas.

Pero es que IU de Leganés tenía el 16 de junio varias opciones. Podía haber respaldado al PSOE para que se hiciera con la alcaldía y seguir negociando un posible acuerdo de gobierno. Y también podía haber votado al candidato socialista para alcalde y pasar a la oposición, y ejercer una oposición consecuente de izquierdas, actitud que hubiese honrado a los concejales de IU y hubiese beneficiado a la ciudad por la multitud de decisiones progresistas que habría permitido arrancar. Podía, por cierto, haber tenido un poco más de humildad y haberse preguntado por qué demonios se ha desplomado electoralmente antes de gastar arrogancia y puerilidad al pedir delegaciones.

Cualquier cosa, cualquier cosa menos regalar la alcaldía a la derecha.

Las consecuencias de lo que el sábado se hizo serán catastróficas para la izquierda y la clase trabajadora de nuestro pueblo, para toda la ciudad. Incluso en el caso de que en breve se alcanzara un acuerdo entre el PSOE e IU que desplazara del poder al PP el daño ya está hecho. La ciudadanía no entenderá que se juegue de una manera tan estúpida con su futuro, paralizando el Ayuntamiento por guerras sin sentido que sería un insulto a la inteligencia llamar políticas.

Este es el último paso de una izquierda institucional que ha perdido el norte y que, infatuada de su pequeño poder de pacotilla, se olvida de los ciudadanos. Muestra de ello es la decisión insólita de que el acceso al pleno del sábado fuese por rigurosa invitación, como si viviésemos en el Antiguo Régimen, en el que al pueblo llano no se le permite entrar en los lugares en los que discuten los cortesanos. Algo que se suma a la represión de movimientos sociales recientemente denunciada y a la mengua alarmante de los espacios de participación ciudadana.

La izquierda sólo puede crecer y fortalecerse con un programa de profunda transformación social, luchando consecuentemente en pro de la justicia y la libertad, y asentada en la más amplia participación de los ciudadanos y ciudadanas, de los trabajadores y trabajadoras. Cuando no lo hace así, cuando se comporta como la derecha, y se enfrasca en rencillas oscuras por el poder, enloquece y ofrece espectáculos de vergüenza pública como el que se produjo el sábado.

Por todos estos motivos, la agrupación del PCE de Leganés se desliga completamente de esta acción de IU y hace una llamada a todos los movimientos sociales a denunciarla. Exigimos también, la toma de las medidas necesarias por los órganos pertinentes de Izquierda Unida para corregir la situación creada. Así como que el PCM adopte las medidas que le competan, (inclusive disciplinarias si proceden) con los tres concejales como afiliados del PCM. y de no ser así, nos plantearemos en el futuro, cual será nuestra posición con respecto a apoyar a Izquierda Unida en cualquier ámbito, porque no podemos ni queremos ser cómplices de tanta desvergüenza

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario