Médicos y personal consideran que el informe sobre el hospital de Leganés es incompleto e insuficiente

5 junio, 2006

Los médicos de la Junta Técnico Asistencial y la Comisión Permanente de la Junta de Personal del Hospital Severo Ochoa de Leganés coincidieron en que es “incompleto” e “insuficiente” el informe del Colegio de Médicos que establece malas prácticas médicas en 34 casos y cuatro sedaciones contraindicadas.


El ex coordinador de Urgencias del Hospital Luis Montes, que fue destituido de su cargo el 11 de marzo del 2005 por el consejero de Sanidad de la Comunidad Autónoma Madrileña, Manuel Lamela, declaró a EFE que confía en la Justicia, pero que “debe ser rápida para ser Justicia”.

Montes, que insistió en que no se arrepiente de su actuación, dijo que “los primeros interesados en que esto se aclare” somos los médicos. Por su parte, la Junta de Personal subraya que a la pregunta del juez sobre si existe relación entre el tratamiento dado u omitido y el fallecimiento, los médicos señalan que no es posible afirmar o negar con certeza absoluta si la causa directa de la muerte de alguno de los pacientes sedados fue la medicación administrada.

La Junta de Personal defiende a los médicos

Para la Junta de Personal, esta conclusión “confirma la presunción de inocencia de los compañeros del servicio de Urgencia del Hospital Severo Ochoa y desmiente las acusaciones sobre 400 homicidios realizadas anónimamente y utilizadas por la Consejería contra un hospital público”.

En cuanto a la confirmación de mala praxis médica considera “que sus apreciaciones no pasan de ser opiniones de unos profesionales sobre la sedación terminal”.

Asegura además que el informe tiene “contradicciones evidentes”, ya que mientras que en una de las conclusiones se afirma “que se han realizado sedaciones terminales con dosis injustificadamente altas de medicamentos”, en otra parte el informe señala que “es preciso indicar que la evaluación acerca de la correcta dosificación en pacientes terminales es extremadamente difícil”.

Por su parte, los representantes médicos de la Junta Asistencial insisten en que el Colegio de Médicos de Madrid sólo tenía los partes de urgencias de los pacientes y no su historial médico, y que además no se contó con las explicaciones de los facultativos implicados.

Consideran que si se les hubiera escuchado, “las conclusiones del estudio habrían sido diferentes, y probablemente las sedaciones terminales contraindicadas no hubieran existido, y las sedaciones terminales no indicadas por falta de información en la historia tampoco”.

También lamentan que no se deje claro que mala praxis también es cuando se deja a los pacientes sin recibir sedación terminal y lo necesitan, una situación que dicen que “ha ocurrido en muchos hospitales de Madrid después de las declaraciones de la consejería y en particular de su consejero Lamela, en este último año”. Destacan igualmente que “la mala praxis médica, cuando existe, no implica delito penal”.

Reacciones de los partidos políticos

Desde los partidos políticos, el portavoz popular de Sanidad en el Congreso, Mario Mingo, pidió a la ministra de Sanidad, Elena Salgado, que rectificase el error de ponerse en contra de la Comunidad de Madrid porque “se ha confirmado la existencia de mala praxis”.

Desde el PSOE, la portavoz adjunta en la Asamblea de Madrid, Matilde Fernández, tachó de “amoral” al consejero Manuel Lamela por valorar el informe antes de que se dicte sentencia.

El portavoz del sindicato CCOO, Francisco Naranjo, consideró el informe “contradictorio”, criticó a Lamela y volvió a pedir su cese por “la alarma que creó” y por mentir “una y otra vez” sobre este asunto.

Otra de las reacciones fue la de Asociación de El Defensor del Paciente, que anunció que se presentará como acusación popular para defender los derechos de las familias y que subrayó que el que se considere en el informe del Colegio de Médicos de Madrid que hay mala praxis supone “una alegría triste”.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario