El Hospital Severo Ochoa es pionero en la aplicación de telemedicina para pacientes con insuficiencia renal

7 abril, 2006

El Servicio de Nefrología del Hospital Severo Ochoa desarrolla un programa de telemedicina en diálisis peritoneal domiciliaria. Tras la aplicación del mismo durante cuatro años se ha revelado que esta técnica puede sustituir el 50 por ciento de las consultas programadas en hospital para el tratamiento de los pacientes con insuficiencia renal.


Su aplicación supone una gran ventaja para los pacientes que no pueden desplazarse por su condición física, ubicación geográfica o por motivos laborales, según informó la Administración regional.La telemedicina permite facilitar el tratamiento domiciliario de los pacientes con insuficiencia renal, mejorando así su calidad de vida. Además, reduce el absentismo laboral de los pacientes o de sus cuidadores.

En España sólo el Hospital Severo Ochoa y el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín aplican esta técnica en la actualidad.

15 pacientes

Actualmente quince pacientes participan en el programa, que ha atendido ya un total de veinticinco casos. Más del 90 por ciento de ellos percibe estas consultas televisivas como muy favorables y el 94 por ciento del personal sanitario valora de manera óptima esta técnica. Además, el 80 por ciento de los pacientes en diálisis peritoneal que utilizan la telemedicina en el Hospital Severo Ochoa corresponde a personas laboralmente activas.

Las principales ventajas de la aplicación de la telemedicina son, según la Comunidad de Madrid, la mejora de la calidad de vida, ya que evita continuos desplazamientos. También se mejora la atención prestada al paciente, puesto que se puede aumentar la frecuencia de las revisiones. Además, se reducen las demandas al Servicio de Urgencias y las solicitudes de ingresos hospitalarios, ya que se puede diagnosticar el problema y decidir in situ si es necesario el ingreso.

Por otra parte, se pueden resolver problemas y ofrecer teleformación en la técnica de diálisis en tiempo real, lo que ofrece seguridad al paciente en determinadas situaciones urgentes que se pueden presentar, tales como peritonitis o infección del orificio de salida del catéter, entre otras.

Calidad y control

El programa que se desarrolla en el hospital de Leganés confirma que la telemedicina es una herramienta de trabajo de muy reciente aplicación en la rutina clínica, que, no obstante, garantiza una mayor calidad de atención al paciente, sin perder el control médico. A través de la teleconsulta, y con la recepción informática de los datos, el nefrólogo tiene una capacidad de diagnóstico similar a la que consigue en la consulta presencial; controla el proceso de autonomía del propio paciente y además puede introducir on line las modificaciones oportunas en caso de precisar cambios en la prescripción de la diálisis automática. El paquete informático de la propia máquina almacena la información clínica, los cambios de prescripción médica y los resultados de la terapia.

Un servicio de videoconferencia de estas características permite al nefrólogo realizar un seguimiento programado del paciente en su propio domicilio. A través de la pantalla, puede comprobar la medicación que toma, las características del líquido de la diálisis, la existencia de edemas o el estado del orificio de salida del catéter. Además, el paciente puede solicitar de forma no concertada una consulta.

En cuanto a la diálisis domiciliaria, permite una mejor calidad de vida en los pacientes con insuficiencia renal. Por otra parte, la posibilidad de que ésta se realice durante la noche con ayuda de una máquina ha permitido la incorporación laboral de los pacientes.

No Comments so far

Jump into a conversation

No Comments Yet!

You can be the one to start a conversation.

Deja un comentario