Miguel Albaladejo recrea en ‘Volando voy’ la vida de ‘el Pera’

12 enero, 2006

El director de cine Miguel Albaladejo recrea en su última película, ‘Volando voy’, la vida de Juan Carlos Delgado, ‘el Pera’, un joven delincuente de Getafe que robaba y conducía coches con sólo 9 años y que recondujo su vida en los años 70, tras ingresar en la Ciudad Escuela de los Muchachos de Leganés.


En la presentación de la película el pasado martes en Barcelona, Albaladejo ha comentado que tuvo conocimiento de la historia de Juan Carlos Delgado en el año 2000, cuando salieron algunos artículos en prensa, y ‘pensé que su vida tenía mucho gancho’.

Poco después, en el verano de 2002, se entrevistó con el propio Delgado, al que sometió a ‘un interrogatorio en tercer grado’, unas entrevistas que permitieron al director ‘conocerle mejor que a algunos de mis mejores amigos’.

La película, en una sucesión vertiginosa de robos de coches y atracos, sigue la vida de ‘el Pera’ durante cinco años, desde el período en que lidera una banda de jóvenes delincuentes que tuvieron en jaque a la policía y la Guardia Civil de la época, hasta el momento en que supo aprovechar la oportunidad que le brindaba el Tío Alberto (Alex Casanovas) desde su Ciudad Escuela de los Muchachos de Leganés.

La llamada de Albaladejo permitió a los dos actores que interpretan a los padres del joven delincuente (Fernando Tejero y Mariola Fuentes) salirse del cliché de ‘cómicos’ en el que se han movido en sus últimos trabajos.

El realizador no ha ocultado estar encantado con el trabajo de los actores -‘es un lujo tener a Fernando haciendo de ese padre desesperado que en un momento llega a decir que sólo descansará el día en que la policía le traiga muerto a su hijo’-, o el propio niño actor, Borja Navas, seleccionado, como el resto de la banda, en un recorrido de nueve meses por los colegios del Madrid obrero y después de ver a más de 4.000 niños.

De Borja Navas, Albaladejo destaca ‘su mirada, su actitud especial y la forma de enfrentarse a un diálogo con los adultos’.

Para Fernando Tejero, más conocido por el registro de comedia del portero de la serie televisiva ‘Aquí no hay quien viva’, ‘conocer de primera mano la vida del padre a través del personaje real era un referente que te ayuda, pero al mismo tiempo te producía un respeto’.

En parecidos términos se ha expresado la actriz Mariola Fuentes (‘El cielo abierto’, ‘Hable con ella’), para quien ‘no es fácil interpretar a un personaje real y para el cual, por lo tanto, no partes de cero’.

En opinión del director, su película ‘se aleja de los filmes almibarados de jóvenes delincuentes del cine americano, que son difíciles de creer, puesto que la historia de Juan Carlos Delgado, aunque difícil de creer, es real’.

También ha tenido palabras de admiración hacia el trabajo de Alex Casanovas en el papel del fundador de la Escuela de los Muchachos, ‘con una caracterización que superó incluso la aprobación de la mujer del Tío Alberto’ y que permitió ‘recuperar a un actor desaprovechado en Madrid’.

Casanovas, que esta semana estrena en Barcelona una versión teatral de la película de Woody Allen ‘Misterioso asesinato en Manhattan’, ha confesado que ‘nunca nos planteamos hacer un retrato perfecto del Tío Alberto, pero conforme avanzaba el rodaje vimos que se iba pareciendo mucho a cómo era’.

‘Volando voy’ es, además, en palabras de Albaladejo, ‘un canto a la posibilidad de los cambios, a que un chaval tenga una segunda, una tercera, una cuarta oportunidad, y cuantas hagan falta’.

Albaladejo se muestra de acuerdo en que ‘Volando voy’ es ‘un filme ejemplarizante’, habida cuenta de que aquel joven delincuente de nueve años logró canalizar su carácter hiperactivo hacia el mundo del automovilismo, y es hoy periodista de motor, probador oficial de nuevos modelos de coches y monitor de conducción de riesgo de la Guardia Civil.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario