CCOO y UGT exigen a la Comunidad de Madrid cese de hostilidades en Severo Ochoa

24 Septiembre, 2005 0 comments

Los secretarios generales de CCOO y UGT de Madrid, Javier López y José Ricardo Martínez, respectivamente, exigieron hoy a la Comunidad de Madrid el “restablecimiento de la normalidad” en el centro. Tras reunirse con los trabajadores y la Junta de Personal del Severo Ochoa, Javier López acusó al Gobierno regional de “falta de voluntad” para solucionar el “grave problema” que vive el hospital de Leganés.


Aseguró a este respecto que ha aumentado “el nivel de tensión por parte de la Dirección y la Consejería de Sanidad” al permitir que los expedientes a trabajadores sigan abiertos, y al poner en marcha medidas “excesivas” dentro del centro.

Entre éstas citó la prohibición a utilizar las instalaciones para actos sindicales, y la modificación, “sin anuncio” y “al margen del derecho laboral”, de las condiciones de trabajo u horarios de los trabajadores.

Desde ambas centrales sindicales se propone la adopción de medidas “de buena voluntad”, como la retirada de los expedientes y una reunión con la Comunidad para “buscar una solución, restablecer la calma y cortar de una vez por todas la tensión en la que viven los profesionales”.

Javier López reclamó diálogo porque, en su opinión, la Consejería de Sanidad “ha tenido poco éxito al querer criminalizar a los profesionales de este hospital y cuando la Administración de Justicia y el sentido común no les ha hecho ni caso”.

Por su parte, el secretario regional de UGT-Madrid, José Ricardo Martínez, explicó que “seguimos preocupados desde que el 11 de marzo el consejero Lamela habló de 400 homicidios”, afirmación “que ha sido desautorizada por los jueces, los informes forenses, el sentido común y la experiencia”.

Al igual que CCOO, Martínez pidió al Gobierno regional “el inmediato cese de las hostilidades contra los trabajadores del hospital”, quienes, dijo, “están sufriendo una agresión desconocida en la Comunidad de Madrid”.

Detalló a este respecto la existencia de “puertas bloqueadas, candados, espacios intransitables por los profesionales, más guardas de seguridad, cámaras de televisión, vigilancia extrema, apertura de expedientes, contrataciones irregulares, cambios de vacaciones y jornadas laborales”.

Responsabilizó de ello a la Dirección del centro y al titular regional de Sanidad, Manuel Lamela, a los que exigió “el cese de agresiones continuas” contra los trabajadores y la recuperación de la normalidad porque, concluyó, “no podemos mantener esta situación absolutamente insoportable”.

La presidenta de la Junta de Personal, Isabel Serrano, ratificó que en el hospital “se respira un ambiente muy tenso” y que los profesionales “siguen recibiendo cartas para que cesen en sus manifestaciones”.

A diario, dijo, hay cambios de puesto de trabajo, una vigilancia excesiva -“esto parece una dictadura”- y la Dirección del hospital “no nos atiende ni responde a nuestras cartas o peticiones, simplemente ignora a los trabajadores”.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario