El Hospital cierra varias zonas para evitar las denuncias de los trabajadores

9 septiembre, 2005

La Junta de Personal del Severo Ochoa critica las nuevas medidas de presión.


La Junta de Personal del hospital Severo Ochoa denuncia nuevas medidas de presión de la dirección para silenciar sus quejas a raíz de la destitución del jefe de Urgencias y de las sucesivas peticiones de dimisión del consejero de Sanidad, Manuel Lamela. Desde la Junta de los trabajadores critican a la dirección de hospital porque el 9 de agosto decidió cerrar las 2 puertas del pasillo de dirección con llave y bajo la vigilancia de 2 vigilantes de seguridad, de modo que nos impiden pasar a esa pasillo a decir nuestras consignas. El día 10, la dirección entregó de «cartas de advertencia» a 6 trabajadores: 1 celadora, 1 auxiliar administrativo, 2 supervisores de enfermería y 2 médicos por las manifestaciones exigiendo justicia en el centro sanitario.

Posteriormente, colocaron una nueva puerta en el pasillo de dirección para aislarse un poco más de los trabajadores; han nombrado un nuevo subdirector médico; los médicos de urgencia antiguos están con contratos precarios y se han contratado médicos nuevos con contratos mejores. Finalmente, la Junta censura que se haya obligado al jefe de servicio de la UCI y a un médico de urgencias (ambos relevantes en este conflicto) a coger sus vacaciones en agosto.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario