Encierro de 18 horas contra las represalias a trabajadores del Severo Ochoa

7 Julio, 2005 0 comments

La Junta de Personal del hospital exige la dimisión del consejero de Sanidad, Manuel Lamela.


Una treintena de trabajadores del hospital público Severo Ochoa se encerró el jueves 30 de junio durante 18 horas en el salón de actos para protestar por los cambios en la dirección del centro sanitario, ordenados por la Comunidad; para pedir la dimisión del consejero de Sanidad, Manuel Lamela; y solicitar el cese en las represalias de la Consejería, denunciadas por la Junta de Personal, contra los profesionales que llevan las manifestaciones de los empleados contra Lamela. A pesar del informe de la clínica médico forense la consejería de sanidad sigue con su política inquisitorial, señala la Junta, que estuvo encerrada desde las 14 horas del jueves 30 de junio hasta las 8 de la mañana del viernes 1 de julio.

La Junta protesta por los expedientes administrativos abiertos contra 4 compañeros del servicio de urgencias, y nuevas represalias en el Severo Ochoa: Una de las personas que se han manifestado públicamente contra las medidas de la consejería ha sido el Dr. Fruto, jefe de sección de la UCI. Casualmente, con el fin de cubrir el puesto de coordinador de urgencias han creado una superjefatura de la que dependerán los servicios de urgencias y la UCI, denominándose servicio de críticos. Curiosamente, en vez de ocupar un despacho libre en el servicio de urgencias, desalojan del suyo en UCI al Dr. Frutos. Escudándose en una reestructuración organizativa, novedosa en la comunidad de Madrid, la consejería continúa presionando y reprimiendo a los trabajadores del hospital, añaden. Los encerrados exigieron la retirada, por parte de la Consejería, de los expedientes abiertos y la anulación de la reestructuración organizativa en el hospital con la implantación de la jefatura de Servicios Críticos ostentada por el Dr. Grau.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario