Dos montañeros leganenses atacarán la sexta cima más alta del planeta

10 mayo, 2005

Raúl Moreno y Fernando Jiménez, de 40 años, saldrán en septiembre hacia el Cho Oyu con el lema “Leganés por la Paz y la Convivencia”


Dos montañeros leganenses atacarán en septiembre y durante 38 días la cima del Cho Oyu (Diosa Turquesa), la sexta cima más alta del planeta, con 8.204 metros y situada en el Himalaya, a la que trasladarán el lema Leganés por la Paz y la Convivencia y rendirán homenaje al Geo muerto en la explosión del 3-A en Leganés Norte, Francisco Javier Torronteras, que dio vida por la causa más noble que alguien puede darla, por salvar la de otros. La expedición les cuesta 15.000 euros y es la primera en que unos pepineros intentan superar los 8.000 metros de altitud en esta montaña situada en la frontera entre Tibet y Nepal.Leganés ha dejado de ser el pueblo del psiquiátrico, la cubierta, el equipo de segunda, para aparecer en los noticiarios al lado de los terribles sucesos del 11 de marzo, señalan estos dos alpinistas del Grupo de Montaña Placax, que presentaron hace unas semanas la expedición junto al alcalde, José Luis Pérez Ráez (PSOE).
Raúl Moreno Álvarez, lleva 25 años escalando macizos de Marruecos, África, Andes e Himalaya Indio, y es responsable técnico de Juventud del Ayuntamiento de Leganés; mientras que Fernando Jiménez trabaja como bombero en el SEIS (Servicio de extinción de incendios y salvamento) de la Comunidad de Madrid y cuenta con 15 años de experiencia en la montaña.

La expedición se iniciará en septiembre y culminará a mediados de octubre. Todo el material que consigan los alpinistas pepineros, como DVD, fotos y vídeos, se utilizarán para enseñar a los escolares de secundaria de Leganés la magia de la montaña y el espíritu del montañismo. Estos chavales podrán participar en un curso de iniciación a la escalada que culminará en 2006 con ascensos al Naranjo de Bulnes.

No hay comentarios hasta ahora

Saltar a una CONVERSACIÓN

Sin comentarios

Puedes ser el primero en iniciar una conversación.

Deja un comentario